Corazones de alcachofa en salsa vinagreta

Corazones de alcachofa en salsa vinagreta

88%

Raciones

4

Preparación

15 minutos

Cocción

20 minutos

Votar

Ingredientes

  • Alcachofas medianas 12 unidades
  • Mostaza a la antigua 1 cf (cucharilla de café)
  • Aceite de oliva 3 cs (cucharadas soperas)
  • Vinagre 1 cs
  • Sal al gusto
  • Perejil 3 ramas
Compartir:

A la alcachofa, a lo largo de la historia y empezando con los romanos, le han sido atribuidos efectos afrodisiacos y escritores reaccionarios han despotricado contra las jovencitas solteras consumidoras de alcachofas.

Mapa del Mejor Cruasán

En 1948, Marilyn Monroe fue coronada reina de la alcachofa en Castroville, California. Lugar que se autodenomina “centro mundial de la alcachofa”, aunque su producción sea del 5%. España (20%) es el segundo productor mundial, tras Italia con el 40%.


 

Instrucciones

  1. Reúne los ingredientes.
  2. Prepara un recipiente con agua y 2 ramas de perejil, ya que tiene muchas propiedades antioxidantes y evitará que los corazones de alcachofa se oscurezcan por la oxidación. Se podría añadir limón al agua, pero entonces las alcachofas sabrían a limón.
  3. Pon una olla con abundante agua a calentar, añade la sal y una rama de perejil.
  4. Limpia las alcachofas, cortando los tallos y retirando las hojas exteriores hasta dejar sólo los corazones.
  5. A medida que vayas limpiando cada alcachofa, sumérgela en el agua fría con perejil para que mantengan su color.
  6. Cuanto tengas los corazones de alcachofa limpios, introdúcelos en la olla con el agua hirviendo.
  7. Coloca un plato encima (si no tienes una rejilla especial para esto), para que no floten y no estén en contacto con el aire. Si no, durante la cocción también se oxidarían.
  8. Déjalos cocer unos 20 minutos, hasta que estén “en su punto”.
  9. Retíralas del fuego y déjalas en el agua mientras preparas la vinagreta.
  10. En el recipiente en que vayas a preparar la salsa echa la mostaza a la antigua (lleva granos de mostaza), añade el vinagre y la sal y remueve hasta que estén emulsionados.
  11. A continuación añade el aceite de oliva y remueve.
  12. Prueba el sabor y ajusta el punto de sal.
  13. Saca las alcachofas y preséntalas en el plato, enteras o troceadas.
  14. Puedes servirlas así, ofreciendo la salsa aparte o bien puedes echar con una cuchara un poco de salsa por encima antes de servirlas.
  15. Se pueden servir tanto tibias, como a temperatura ambiente.

Compartir & Imprimir

Favoritos

88.2352941176 0 100 30

Sin Comentarios

Deja un Comentario

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información y publicidad acordes con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso y los términos de nuestra política de cookies. Puede pinchar en el enlace para obtener más información o conocer cómo cambiar su configuración. plugin cookies

ACEPTAR